13/6/16

OBRAS MAESTRAS DE AYER, DE HOY Y DE SIEMPRE: SUPERMAN VS. MUHAMMAD ALI

Hacía tiempo que tenía esta entrada esbozada, a medio hacer, esperando el momento oportuno para terminarla y publicarla... pues bien, no creo que encuentre jamás otro momento más oportuno que éste, tras el reciente fallecimiento del considerado por muchos como el deportista más grande de todos los tiempos, Muhammad Ali.

1978 fue el año en el que apareció publicado en los USA el cómic Superman vs. Muhammad Ali, probablemente el mejor trabajo de la carrera de Neal Adams, uno de los artistas más grandes que ha visto la historia del 9º Arte. Fue publicado dentro de la colección, formato tabloide, "All-New Collector's Edition" de DC Comics y es una verdadera obra maestra gráfica desde la primera hasta la última página, pasando por su legendaria portada, en la cual aparecen retratados, como público del épico combate entre los dos protagonistas, muchísimas personalidades, tanto del mundo del cómic como de la política y cultura popular americanas de la época, incluidos los presidentes Gerald Ford y Jimmy Carter, Pelé, Frank Sinatra, los Jackson Five, los Beattles, John Wayne, Woody Allen o Christopher Reeve, entre otros, e incluso autores de cómic como los propios diseñadores de la obra (Dennis O'Neil, guionista, Neal Adams, dibujante, Dick Giordano y Terry Austin, entintado principal y de fondos respectivamente), William Gaines, Wally Wood o Gil Kane... y, por supuesto, Jerry Siegel y Joe Shuster.

Siempre que hojeo este cómic me invade la sensación de que es el tebeo mejor dibujado de la historia... luego, evidentemente, comienzo a pensar en obras como el Príncipe Valiente de Foster y me queda claro que esa siempre sería una afirmación un tanto discutible... pero cuando me detengo en la doble-splash que prácticamente abre la historia y que aquí tenéis como la sexta imagen del post, algo que siempre que abro el cómic tengo que hacer, me vuelvo a decir a mi mismo ¡Sí, leches! ¡Este es el cómic jodidamente mejor dibujado que he visto en mi puñetera vida!

Una obra maestra gráfica en toda regla, un cómic inolvidable, tal vez el mejor trabajo de la carrera de un genio como Neal Adams y una obra para degustar página a página, viñeta a viñeta, como una de las cimas gráficas del 9º Arte... dedicada a la memoria del más grande, Muhammad Ali. Descanse en paz.





















8 comentarios:

Jareth dijo...

Pues es un cómic que tengo pendiente de hace mucho mucho tiempo y eso que Neal Adams, como no podía ser de otra forma, me fascina. Recientemente releí su trabajo en Batman con O' Neill guionizando ( que vaya trabajito se marcan también en Green Lantern ) y disfrute como un enano. Después de ver las estupendas imágenes que nos ha traído y con la fatídica noticia de la desaparición del gran púgil creo que ya va siendo hora que me lance al ring a disfrutar de esta obra.

...y, por cierto, Mo, felicitarte por tu excelente blog. No me prodigo mucho en comentarios pero lo sigo siempre y la verdad es que me deparas montones de ratos gratificantes disfrutando de esta afición al noveno arte. Y encima cuelgas entradas periódicamente aunque también guste de mirar las antiguas. Gracias por todo ello amigo.

Saludos desde dentro del laberinto.

Mo Sweat dijo...

Muchas gracias, Jareth.

El arte de Neal Adams representa uno de los puntos álgidos de la historia del cómic, especialmente en su época dorada (Batman, GL&GA, Deadman, X-Men...) y este especial con Superman y Ali es literalmente una maravilla desde el punto de vista gráfico.

Un abrazo.

Stewart Cops dijo...

Fabulosa obra bendecida por el arte de Neal Adams... hace bastantes años había tenido uno de estos ejemplares de gran tamaño editado -creo- por Novaro, no recuerdo que paso con mi ejemplar ni como "lo perdí", pero las nueva edición remasterizada no consigue realzar la misma obra bajo mi punto de vista.
Realizando actualmente ediciones de gran calidad como la mayoría de Omnigold de clásicos Marvel y sin embargo, según como sea el formato, textura o color quizás seria mejor no retocar tanto la edición original.

Mo Sweat dijo...

Totalmente de acuerdo, Stewart, una obra literalmente bendecida por el arte del gran Neal Adams.

Y totalmente de acuerdo también en lo poco adecuado del color de la edición remasterizada... yo, por suerte, todavía conservo la de Novaro.

Saludos.

Diego Cordoba dijo...

Hola, Mo, llego un poco tarde para esta entrada, pero mira como es la vida. Justamente estoy preparando un artículo sobre Neal Adams, e inclusive tengo que entrevistarlo el mes entrante. Una de las preguntas que iba a hacerle es sobre este cómic justamente.

Estoy de acuerdo que el dibujo es cojonudo, aunque el texto deja mucho que desear. Nunca compré el numero original cuando salió (la idea se me hacía descabellada), pero sí hace un par de años cuando sacaron una re-edición en tapa dura y con colores digitales controlados por Neal Adams (no esos colores modernos en que no se distingue más la línea del dibujo ). Me gusta esta edición. Es una gozada…pero la historia bastante absurda.

Creo que decir que no se puede catalogar quien es mejor artista después de Foster, es algo no muy acertado. Hay ciertas planchas de Flash Gordon de Raymond que son superiores al Principe Valiente de Foster. Inclusive Foster decía "hay cierto joven llamado Alex Raymond que me deja asombrado."

Raymond consiguió algo inhabitual, y es que cuando llegó de la guerra, le habían dado su serie a otra persona y él creo una nueva serie, en un estilo que nunca se había visto antes. En las tiras diarias realisticas todos imitaban a Caniff. Raymond con su Rip Kirby creo un estilo innovador, que muchos imitaron luego.

Y tenemos a Salinas con su Cisco Kid (por no decir Hernán el Corsario, que hizo antes que Foster su Principe Valiente).

Lo que sí hay que reconocerle a Foster, es que tanto el dibujo como los textos son soberbios, cosa que no le sucede a los artistas que acabo de mencionar. Y esto sucede también, como cosa rara, con el texto de este Superman contra Cassius Clay–eh, quiero decir Muhammad Ali.

Que haya sido algo excepcional como idea–pues hombre, ya DC jugaba en los años 50 con cómics de Bob Hope y Superman, pero sí hay que reconocer que Adams fue un innovador en este campo.

Un cordial saludo.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Diego.

Hombre, la idea de tal proyecto no fue de Neal Adams... ni el guión tampoco. Creo que Neal fue el responsable del dibujo y punto. Tal vez aportara alguna idea o concepto, pero el guionista fue Dennis O'Neil. Lo que sí admiraba mucho a Muhammad Ali y le dio mucha importancia al proyecto por eso, lo cual le llevó a emplearse a fondo y terminó muy orgulloso del trabajo realizado.

Yo siempre he dicho que Raymond tiene cosas que son tan buenas o más que lo de Foster, solo que quizás Foster fue más regular; prácticamente todos sus trabajos son de un nivel realmente excepcional, mientras que las primeras tiras de Flash Gordon y del Agente Secreto X-9 distan mucho de poder compararse al nivel del trabajo de Foster.

David dijo...

Mmmm... Si en el dibujo podían ir un poco a la par (yo lo dejaría en tan buenas; lo de más ya es mucho decir), creo que Raymond fallaba más en las historias... No sé. Vale, el dibujo de Foster es buenísimo (uno de mis cinco dibujantes favoritos; tal vez el primero), pero a día de hoy pienso que en las historias de El Príncipe Valiente hay cosas que Raymond no hacía (ni él, ni muchos otros autores anteriores o posteriores). La mirada no sé cómo definirla, ¿humanista? que otorga Foster a javascript:void(0)sus personajes es tremenda. Yo sigo alucinando con lo de que el tirano que robó las tierras de Thule acabe sus días como un buen ermitaño en los pantanos.
Un saludito.
PD: De este tengo la edición de Planeta. Me lo pillé y luego me lo regaló un amigo. El mismo amigo que me dejó la vieja edición en la que lo leí la primera vez. Gráficamente es una maravilla. La historia ha envejecido un poco.

Mo Sweat dijo...

Saludos, David.

La verdad es que la grandeza de la obra de Foster radica en que es muy buena no solo en dibujo, sino también en guión, por no hablar de la longevidad, sin bajar apenas el nivel.

Es normal que historias como esta de Superman vs. Ali envejezcan un poco después de casi cuatro décadas... en lo gráfico, como bien indicas, sigue siendo maravillosa; para los grandes artistas no pasa el tiempo.