20/4/11

LAS CUATRO COLUMNAS DE ESTILO DE LA HISTORIA DEL COMIC-BOOK

A través de la historia del comic-book y muy especialmente de su género predominante, el super-heróico, podemos encontrar un pequeño grupo de artistas que bien podrían ser considerados como piedras angulares, auténticos iconos influyentes o como yo lo he descrito en el título del post, columnas de estilo dentro del propio medio.

Con lo de columnas de estilo, me refiero a ese reducido grupo de artistas que no sólo marcaron una época en el comic-book, si no que su arte y estilo de dibujo condicionó el medio en sí mismo.

No se puede considerar que artistas tan grandes como Joe Kubert, Alex Toth o Frank Miller, por poner tres ejemplos, hayan conseguido eso; me explico. Joe Kubert ha sido uno de los más grandes, de eso no hay duda, pero por uno u otro motivo (tal vez por haberse centrado más en otros géneros ajenos a los super-héroes), no ha influido tanto a otros artistas o al mismo libro de estilo del propio medio. Alex Toth es un maestro de maestros, admirado por muchos y que sí ha influido a varios artistas, pero no de la forma en la que expongo aquí, no de forma automática y palpable sobre el mismo medio condicionando una época (posiblemente por lo que siempre se dice de él, porque le faltó un personaje con el cual poderlo identificar; su trabajo es muy variado y disperso). En los años 80, Frank Miller ejerció una gran influencia sobre el mundo del comic-book y el género super-heróico, pero fue por su forma de tratar a los personajes y por la revolución que originó (junto a Alan Moore) en el género; pero no por su estilo de dibujo, no por llegar a convertirse en el artista a imitar por todos los demás.

Y vamos llegando a donde queríamos, a ese puñado de dibujantes que sí condicionaron el medio con su arte y que ejercieron una influencia notable en su época (e incluso más allá). Este grupo de artistas podría definirse en cuatro columnas mas tres pilares. Lo de los tres pilares lo digo por que hay tres artistas que quizás tuvieron una influencia algo menor en proporción a las cuatro columnas principales, pero que aun así es necesario mencionar su trascendencia.

Vamos primero con los tres pilares. Uno es José Luis García-López, artista excepcional que desembarcó en DC Comics allá por los años 70 y que en poco tiempo se erigió en el responsable del libro de estilo de la editorial, ya que le fueron encomendadas una serie de ilustraciones de todos los principales personajes de la casa (aparte de ilustraciones publicitarias varias sobre Superman y cia.), que fueron usadas por DC como el patrón icónico e ideal a seguir por todo aquel artista que quisiera dibujar a sus personajes. Basta añadir que con sólo una serie de portadas y un pequeño puñado de cómics sueltos de Superman, García-López se ha erigido en uno de los artistas más icónicos de toda la trayectoria del personaje más longevo de la historia del comic-book.


El segundo pilar es John Romita Sr., artista que bien podría representar para Marvel Comics lo mismo que José Luis García-López para DC. Dejando aparte su celebradísima etapa en Amazing Spiderman (donde se puede decir que John creó la versión definitiva y más icónica del personaje), no se puede decir que Romita padre fuera un dibujante excesivamente prolífico; y es que al igual que ocurría con García-López, John no era un dibujante rápido como sí lo eran, por ejemplo, Jack Kirby o John Buscema, con lo que (y gracias a su gran talento) Stan Lee decidió nombrarlo director artístico de Marvel, de forma que Romita dejó prácticamente de dibujar cómics, pero ejerció una gran influencia de distinta forma, realizando portadas, retocando también muchas otras portadas por orden de Stan (siempre que en una portada ilustrada por otro artista, había un rostro que a Stan no le gustaba, éste era retocado o dibujado de nuevo por John Romita) o diseñando varios personajes desde la sombra. Muchos no saben que personajes tan icónicos como Lobezno, Punisher o Luke Cage: Powerman, fueron creados gráficamente por John Romita, a pesar de que luego los dibujaran otros artistas.


Y vamos con el tercer pilar, que no es otro que John Byrne, sin duda alguna el dibujante de cómics más famoso e influyente de la década de los 80. Entre finales de los 70 y principios de los 90, todo lo que John Byrne tocaba se convertía en oro. Su etapa al frente de los X-Men (en calidad de dibujante y co-argumentista) fue la que catapultó a los personajes hasta el máximo estrellato, partiendo de un título verdaderamente marginal. Después fue el elegido por Marvel para encargarse de los 4 Fantásticos, título donde fue responsable de la segunda etapa más grande de toda la historia de los personajes, después de la original de Stan Lee y Jack Kirby. Tan grande era su fama e influencia en esos momentos, que DC Comics tiró la casa por la ventana y le contrató para que fuera el máximo responsable de su personaje más icónico, Superman, en la época post-Crisis en Tierras Infinitas, cuando DC "reseteó" a todos sus personajes y quiso comenzar de cero (frutos de ese momento también son el Batman: Año Uno de Miller y Mazzucchelli o la Wonder Woman de George Pérez). ¿Que por qué John Byrne no está junto a las cuatro columnas debido a su importancia e influencia en los años 80?... Básicamente por un dato; porque en el caso de Byrne no podemos encontrar un legado tan grande como el de los cuatro columnistas a nivel de influencia artística directa sobre muchos otros artistas contemporáneos o post-contemporáneos. ¿Por qué?, pues es difícil de decir, quizás por el momento en el cual le tocó vivir, una época llena de grandes autores de fuerte personalidad, que no buscaban parecerse a nadie, si no más bien innovar; quizás porque su estilo tampoco era fácil de imitar. Lo cierto es que sea por eso o por la escasa obra y las labores desde la sombra de Romita y García-López, estos tres artistas han quedado algo relegados en cuanto a influencia directa en comparación a las cuatro columnas.


Y llegó el momento de ir con las cuatro columnas de estilo; que sin más preámbulos, son Jack Kirby, John Buscema, Neal Adams y Jim Lee. Me atrevo a decir que ningún otro artista ha causado una influencia tan grande y directa sobre el mundo del comic-book que estos cuatro artistas en sus épocas correspondientes.

Jack Kirby revitalizó el género de los super-héroes con su estilo pop-art y su creativida gráfica infinita... ¿cuantos artistas han sido influidos por Kirby?, no se pueden ni contar; desde Rich Buckler hasta Steve Rude, pasando por el propio John Byrne o Walt Simonson. Incluso artistas contemporáneos de Jack y tan distintos en estilo como Gil Kane o John Buscema, capturaron influencias del espectacular estilo de Kirby que incluyeron en su propio estilo, al menos al tratar el género de los super-héroes. Sin duda Jack Kirby es el artista más influyente de la historia del género super-heróico y muy probablemente de toda la historia del comic-book.


John Buscema irrumpió en Marvel a mediados de los años 60 y su estilo realista causó un impacto brutal e inmediato en el medio; tanto que rápidamente comenzaron a proliferar dibujantes de estilo más realista que trataban de parecerse a él en mayor o menor medida. John Buscema capturó la esencia de Kirby y de aquellos personajes a los cuales había sido ajeno hasta ese momento y les inyectó el realismo de su propia escuela, la de Raymond y Foster, haciendo historia y consiguiendo que de repente, personajes como Thor, el Capitán América, Silver Surfer o los 4 Fantásticos se volvieran más reales y obtuvieran versiones que aun a día de hoy son prácticamente las definitivas y más icónicas de los personajes.


Neal Adams aterrizó en el mundo del comic-book un poco más tarde que John Buscema, pero causando un impacto igual de tremendo. Al igual que John, Neal les brindó a los super-héroes un estilo de dibujo realista que creó escuela e influyó de gran manera al propio medio y a muchos otros artistas. Las principales diferencias entre Neal y John Buscema, ambos maestros del realismo, son que uno triunfó y basó la mayor parte de su carrera en Marvel (John), mientras que el otro hizo lo propio en DC (Neal); y que Buscema era mucho más rápido que Adams dibujando, con lo que el primero ilustró más títulos de forma continuada, mientras que el segundo posee una obra algo más dispersa y en algunos momentos, incluso, ilustró muchas portadas de cómics cuyo interior estaba dibujado por otro artista. Aunque el interior del cómic estuviera dibujado por otros, si la portada la podía dibujar Neal Adams mejor que mejor, pensaban en DC.


A nivel estrictamente técnico, la principal diferencia entre el arte de ambos gigantes del cómic la podemos encontrar en el estilo más clásico de John Buscema en contraposición al estilo más "arriesgado" e innovador de Neal Adams. John Buscema, a pesar de que al llegar a Marvel supo captar la esencia de Kirby y de los super-héroes e introducirla en su propio estilo, era poseedor de un dibujo más clasicista, más deudor de Harold Foster y Alex Raymond; mientras que Neal Adams, debido en gran parte a su experiencia previa en los cómics de prensa, donde obtuvo una influencia clara y directa de Stan Drake en su arte, y a su carácter inquieto que lo lanzó a experimentar y a tratar de ser más innovador, obtuvo un estilo, por decirlo de alguna forma, más estilizado y rompedor.

Y por último tenemos a Jim Lee, artista fetiche de la era Image y el artista más "copiado" e influyente de los últimos 20 años. Desde que triunfó ilustrando a los X-Men para Marvel, durante los últimos coletazos de la era Claremont en el título, y a lo largo de toda su experiencia al frente de Image, primero como co-fundador del sello y posteriormente, al romperse éste en varias editoriales mas pequeñas, como creador del sello Wildstorm, Jim Lee ha influido a multitud de nuevos artistas con su estilo detallista y espectacular. Estilo que, por otro lado, ha tenido también sus detractores, debido a potenciar enormemente las splash-pages y las grandes viñetas recargadas y espectaculares en detrimento de la narrativa gráfica y la fluidez en el cómic. En realidad lo que le hizo mucho daño a su imagen (y a la de otros artistas de su quinta) fue la pobre calidad de los guiones de aquella histórica era Image, que terminó colgándole a muchos de sus cómics la etiqueta de "espectaculares dibujos, pero vacios de narrativa y de contenido".


En definitiva, estos cuatro artistas marcaron una época en la historia del medio y no sólo por su calidad y su indiscutible nivel creativo, si no también por marcar tendencias, por cambiar lo que había y lograr que multitud de otros artistas se fijaran en ellos y los convirtieran en libros de estilo a seguir e imitar; en machos alfa del mundo del cómic.

18 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Sí, ya sé que estaba de "vacaciones", pero es que este artículo ya lo tenía prácticamente listo y me apetecía compartirlo con todos vosotros. He preferido colgarlo ahora y no a la vuelta de las "vacaciones".

David dijo...

Ah! Pues me alegra de que lo hayas colgado ahora.
Cómo me ha gustado esta entrada... y qué bien me lo he pasado leyéndola... aunque no esté de acuerdo en algunas cosas de las que planteas.
Para mí, en el cómic de supertipos hay básicamente dos columnas.
Jack Kirby y Neal Adams.
El resto (artistas personales o ajenos a su influencia aparte) derivan en gran parte de estos dos.
Lo de Jack no hace falta ni comentarlo...
En lo de Neal...creo que te puede tu amor por John, Mo (ja,ja)...
El impacto que causó Neal en los cómics fue mucho mayor que el de Buscema, me parece. Nada que ver.
Y no es porque lo diga él o sus fans. Es que debió ser así.
Y sus diferencias aparte de las que tú dices eran... bueno... yo creo que John no podía dibujar como Neal (vamos, yo creo que en aquellos años nadie podía dibujar como Neal... hasta que llegó Bill).

Me ha gustado lo que comentas de gente como Toth, Miller, Byrne.
Miller ha dicho más de una vez que estudió el trabajo de Kane para las figuras, y especialmente el de Eisner para la composición y el resto de cosas. Y se nota.
Byrne creo que bebió directamente de las dos columnas, uniendo a los "aparentemente opuestos" Kirby y Adams en su estilo. Toth es un caso aparte.
En cuanto a Jim Lee... Yo creo que Lee en parte deriva de Byrne... pero bueno, Adams también saldría en parte de Golden, McFarlane de Adams, etc... y sería el cuento de nunca acabar. Pero todos derivan de Kirby o de su estilo... menos Adams (al que no le gustaba el trabajo de Jack).
Por supuesto, todo esto es subjetivo y bueno, siempre sostienen más cuatro columnas que dos ;-)
Un saludito.

David dijo...

Ep... desde lo de Jim Lee me refiero a Arthur Adams, no a Neal (metedura de pata mía, no vayamos a liarla).

Mo Sweat dijo...

Saludos, David.

Sobre tu frase: "Para mí, en el cómic de supertipos hay básicamente dos columnas. Jack Kirby y Neal Adams".

Para tí serán las dos mayores influencias, pero no se puede negar la también gran influencia de John y Jim. Puede que a algunos nos cueste poner a Jim Lee junto a algunos de estos mitos, pero aquí no trata de gustos personales, si no de influencias reales en la historia del medio. Y la influencia de Jim Lee en los años 90 fue algo pocas veces visto en la historia del comic-book.

Sobre John, ¿lo dices en serio o sólo para picarme? (je, je, je, je...). Creo sinceramente que su influencia está a la misma altura que la de Neal Adams. Neal influyó directamente a una gran cantidad de artistas, desde el mismo John Byrne hasta Mike Grell, pasando por Sienkiewickz, Texeira o Davis, entre muchos otros, pero la influencia de Buscema también fue enorme, ya que antes incluso de que aparecieran los "seguidores" de Neal, comenzaron a aparecer los "influenciados" por John, que iban desde el propio Rich Buckler, que tras comenzar "imitando" bastante a Kirby, también capturó influencias de Big John, hasta Keith Pollard, pasando por tantos y tantos artistas como Bob Hall, Ron Frenz, Claudio Castellini o nuestro Benito Gallego, entre otros.

Mo Sweat dijo...

Sobre tu otra frase: "yo creo que John no podía dibujar como Neal (vamos, yo creo que en aquellos años nadie podía dibujar como Neal... hasta que llegó Bill)".

Bueno, ¿y Neal podía dibujar como John?. Son dos estilos distintos y para nada trataron de parecerse nunca el uno al otro; no lo necesitaban...

Las influencias de John partían básicamente de Foster y Raymond (aunque también de Hogarth), con alguna que otra influencia también de los grandes ilustradores de su época (Rockwell, Wyeth, Cornwell, etc...). Luego, eso sí, al llegar a Marvel y entrar de lleno en el género super-heróico, aprendió cosillas del storytelling de Kirby y las incluyó en su propio estilo. Aunque esto último vale para casi todos, incluidos el propio Adams, Windsor-Smith o John Byrne.

No creo a esa altura del juego, John tratara de dibujar como Neal, tampoco lo necesitaba.... él tenía su propio estilo, algo más clásico, eso sí, pero su propio estilo. Mientras, Neal se dejó seducir también por el Pop Art de la época y buscó siempre composiciones más arriesgadas, perspectivas innovadoras y efectos espectaculares como los que podemos ver en muchas páginas de, por ejemplo, su Deadman o sus X-Men.

Dos estilos diferentes dentro del propio realismo, que para nada necesitaban copiarse el uno al otro. El único que sí llegó a influenciarlos a todos, en mayor o menor medida, fue Jack Kirby, por eso es el Rey.

Mo Sweat dijo...

En lo que sí estoy totalmente de acuerdo contigo es en lo de la influencia de John Byrne, a caballo entre Adams y Kirby. Nadie en el mundo ha sabido amalgamar de forma tan grande dos estilos tan distintos.

Y su lento pero progresivo declive comenzó cuando fue dejando a un lado la influencia de Neal Adams para tratar de ser cada vez más Kirby. Siguió siendo un gran dibujante, pero ya no era el mejor del mundo como había sido en los 80.

David dijo...

Je,je...
Lo que argumentas está muy bien...
peeeeero (ja,ja)
Yo no niego la influencia de gente como John Buscema o Jim Lee en el medio. Y tampoco la de otros como John Byrne, Gil Kane (sobre el propio Miller) o de otros sobre otros.
Más allá de influencias... que sí, que tienes razón en lo de que el estilo de John Buscema lo siguió mucha gente... y también el de Jim Lee...
el tema lo veo de otra manera.
John Buscema, aparte de que tuviera un aspecto "realista", "venía" de Kirby...
Supongo que todos en Marvel vinieron en cierta forma de él y de la insistencia de Lee porque le "siguieran" más o menos. Recuerdo una entrevista con Romita Sr en la que decía que cuando empezó entregó unas páginas de Daredevil y Lee le dijo algo como que no, y le llamó a Kirby para que le enseñara cómo tenía que hacerlo.

Y bueno, sobre el tema Buscema-Adams...
A mí me gusta más Neal...pero aunque me gustara más John... creo que Neal fue un mazazo con respecto a los dibujos que se estaban viendo por aquel entonces en los tebeos. Un mazazo similar al que produjo Kirby (distinto, pero similar). Y eso no creo que pasara con John.
En ese sentido, también Steranko influyó a Gulacy (e incluso Neal le imitó alguna página a modo de homenaje, si no recuerdo mal)... pero Steranko viene claramente de Kirby.
De todas formas, esto es debatir por debatir (y qué divertido es (ja,ja)). Además, lo de llevarte la contraria con John me hace sonreír cada vez que le doy al teclado (ja,ja).
En mi caso digo lo de las dos columnas, porque Neal sí que estuvo más o menos al margen de Jack (no le gustaba su dibujo, creo...a Neal le gustaba Kubert).
Tu comentario sobre Byrne...estoy de acuerdo...pero tanto como el mejor del mundo en los 80 (si te oye John! ja,ja). A mí el Byrne de los 80 me chiflaba...pero no sé... Bolland también (aunque sólo le leyera Camelot 3000 y algunos de Dreed) o García López con Atari Force y Cinder&Ashe... Lo que pasa es que Byrne se veía más que esos otros dos... pero no me parece mejor que ellos (aunque me gustara más).
Un abrazo.
PD: Ah! Y como me vengas con que Big John es el mejor... no sigo el debate (ja,ja).

Mo Sweat dijo...

John Buscema no venía de Kirby; él, como todos los demás que llegaron a Marvel, recibieron los "consejos" de Stan de aprender del estilo de Kirby. Pero no hay que olvidar que cuando Buscema llegó a Marvel también recibió el encargo de dibujar alguna historieta sobre layouts de Kirby; y a diferencia del resto, él los borró, se los pasó por el forro y lo dibujó a su manera. Y no es que le fuera precisamente mal...

Eso no quiere decir que no respetara a Jack. John siempre lo respetó y admiró, pero él tenía su propio estilo.

Lo que no termino de asimilar es la siguiente frase: "Neal sí que estuvo más o menos al margen de Jack (no le gustaba su dibujo, creo...a Neal le gustaba Kubert)".

Yo diría que le gustaba más Jack a Neal que a John. Neal se enamoró del Pop Art de Kirby y Steranko y lo introdujo, al menos en parte, en su estilo realista.

John aprovechó para aprender un poco de Jack en términos de "estilo Marvel way" en el género super-heróico; pero lo justo y necesario, ya que lo que a él le apasionaba de verdad eran los grandes clásicos de las tiras de prensa.

Por otro lado al que le gustaba mucho Joe Kubert era a Big John. Lo respetaba mucho y llegó a decir de él en una ocasión que era el mejor artista del mundillo.

David dijo...

Mo... vale en todo.. pero me haces levantarme y rebuscar... Y eso sí que no te lo perdono (ja,ja)
Y además, no lo encuentro.
Por fin...
Vale. En ComicBook MarketPlace, Neal dice que le encantaba Challengers of the Unknown, con las tintas de Wood. Y la tira que hizo de Sky Masters...pero... bueno, no encuentro el sitio donde lo decía y no tengo ganas de revisar toda la entrevista.
Pero sí he encontrado lo del Pop.
Traducción apresurada (pido disculpas)
"Neal: Lo que Steranko hacía en aquel momento casi no tenía relación con lo que yo hacía. No estábamos compitiendo. No tratábamos de hacer lo mismo.
El éra más que nada un ilustrador gráfico. Su meta era crear algo nuevo e imágenes gráficamente impactantes. Eso venía de Kirby.
Yo venía de un pasado y una dirección más tradicional. Tendía hacía un dibujo más elaborado. Él deploraba el realismo excepto en lo que se refería a los gráficos. Los gráficos no era mi único tema. No eran tampoco únicamente su tema, pero estaban por encima del resto. (...) Cuando hice ese efecto de viñeta a lo Steranko en Deadman, me estaba quitándome el sombrero ante él."
Por cierto.. esa entrevista está superbien y cuenta cosas muy interesantes... y ahora que la ojeo, mi idea de que hay dos columnas bien puede venir de ahí, porque el entrevistador dice algo parecido e insiste en la última pregunta. Y bueno, estoy más o menos de acuerdo con su exposición.
PD: el "venía" te lo había puesto con comillas. No sé... yo hay tantos tebeos de Marvel en los que veo la huella de Kirby (los de John incluidos...menos en Conan).
Un saludito.

Mo Sweat dijo...

Eres la leche... algún día me gustaría poder ver tu biblioteca de documentos y entrevistas sobre la historia del cómic. Gracias por la traducción, tus aportaciones siempre son sensacionales.

Eso sí, sigo sin saber cuando Adams dijo que no le gustaba Kirby. ;¬)

Saludos.

David dijo...

No voy a buscarlo, Mo. Lo siento. Porque la entrevista es muy larga y tengo cosas que hacer.
De todas formas creo que también lo comentaba en un Jack Kirby Collector... y el extracto de la entrevista donde lo decía estaba por la red (pero no lo he podido encontrar, aunque lo he mirado un rato, que lo sepas). Mi biblioteca es pequeñísima comparada con la de algunos amigos que tengo, te lo aseguro.
Gracias a ti por esta entrada (y por tu blog).
Un abrazo y hasta la próxima ;-)

MhBeyle dijo...

Interesante entrada, aunque pienso que ponerse a escribir sobre los pilares y las columnas es meterse un poco en camisa de once varas... :-)

Me explico. Entiendo que cuando escribes sobre estos cuatro autores te estás refiriendo a dibujantes que influyeron de manera decisiva en todo lo que posteriormente a ellos se desarrolló en el mundo del comic-book. Pues es evidente que el más influyente de todos, aunque solo sea por que fue el primero que desarrolló sus ideas en el tiempo con una calidad indiscutible, fue Jack Kirby.

Pero después ¿Dónde nos vamos? Pues no se puede dejar pasar el estilo "EC" de los 50/60, influido a su vez y en buena parte por el estilo de Eisner, que poco o nada tenía que ver con el de Kirby. ¿Kurtzman? ¿Krigstein? ¿Wood? ¿El estilo "Frazzeta/Toth" que inundó también las obras de la Warren algo más adelante? No lo sé. Nunca me he parado a pensarlo, pero creo que no se puede avanzar en la historia del cómic americano sin ver que estos autores influyeron de manera decisiva en su desarrollo y que en el comic-book nunca antes se había dibujado así (si en las tiras de prensa, pero no en los comic-book).

¿La siguiente revolución? Pues la del Neal Adams en los 70 o un pelín antes. Quizás también la de John Buscema y John Romita en esa misma época. Pero claro, así como el estilo de Neal Adams se puede apreciar como novedoso cuando alcanza su plenitud, el de Buscema es más estándar, más "de la casa", como el de Colan, por poner un ejemplo. Quizás se sale más de los estándares al uso el de John Romita que el de Buscema y para las generaciones posteriores creo que influyó más Romita que Buscema, por muy grande que fuera este último, que evidentemente lo fue. Aún así, pienso, como David, que Adams está por encima de todos ellos y los elimina automáticamente como pilares fundamentales.

¿Y después qué? Pues que estoy de acuerdo con lo de Jim Lee. No sé si fue él el que inició la revolución y todos le siguieron o fue otro (McFarlane, Arthur Adams, Silvestri, ...), pero aquella época dista claramente de todas las anteriores a la vez que puede decirse que hasta entonces no se habían visto dibujos tan espectaculares como aquellos. Y parece evidente que el estilo a seguir ha sido el de Lee.

En esencia creo que estoy de acuerdo con casi todo lo que escribes, aunque como cada autor ha sido influido por uno anterior, podemos estar así hasta el final de los tiempos y nunca acabaremos. Y leches como me he extendido. Casi podemos escribir una segunda parte de tu artículo entre los comentarios.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, MhBeyle.

Está claro que el artista más influyente por excelencia de la historia del comic-book es Jack Kirby. Su legado es enorme.

Sobre lo que comentas de los artistas de la EC, no sé si se puede llegar a considerar que hubiera un artista tan influyente en los términos a los que me refiero en aquella época. A mi Wood me encata y lo considero uno de los mejores de todos los tiempos, pero no creo que tuviera una influencia tan clara y directa sobre el mismo medio. Igual para los otros artistas que mencionas.

Piensa que yo aquí no estoy diciendo que sean los mejores ni los más importantes ni ninguna otra cosa por el estilo; simplemente los cuatro que cambiaron de forma más directa e inmediata la forma de dibujar cómics. Los que propiciaron que muchos de los artistas de su época o que vinieron inmediatamente después, se empaparan de su estilo o los tomaran como fuentes de inspiración directa.

En el caso de la EC, creo que lo que influyó enormemente el medio fue la propia editorial, su forma de hacer cómics, no ningún artista en particular. Y encima el Dr. Wertham se encargó de cercenar todo aquello de un plumazo y obligó a redirigir los comic-books a un público infantil.

No sé, supongo que este tipo de cosas siempre son muy subjetivas y es difícil ponerse totalmente de acuerdo. Además, cuando tratas sobre artistas tan grandes e importantes, cada cual tiene sus favoritos y aprecia más o menos la influencia o la importancia que ejerció sobre el medio. También fue muy importante, por ejemplo, el trabajo que realizó Carmine Infantino a finales de los 50 y principios de los 60 actualizando a Batman, con Flash y su versión de la Silver Age o con sus innovadoras y rompedoras portadas; y en cambio no es un artista al que se le recuerde demasiado.

Valentin Emeterio dijo...

Con Jim Lee y otros dibujantes de muchas rayas y dientes apretados empezo la decadencia del comic book de superheroes, ahora tenemos
los coloreados con muchos reflejos que los han metido incluso en obras clasicas de Kirby, todo esto ha hecho mucho daño al comic de superheroes.Saludos.

PAblo dijo...

Es difícil a estas alturas aportar algo nuevo.


Quizás únicamente, Mo, puntualizar que, a pesar de referirte a la historia del comic-book en el título, en mi opinión te has ceñido exclusivamente el género superheroico por lo que yo añadiría esa aclaración al final del título.

Si hablamos de comic-book en general de un modo extenso, usaría como base para todas tu construcción a Eisner que con The Spirit fue el que cimentó todas las posibilidades posteriores de todos los formatos y generos.

Expuesto eso, creo que tanto la clasificación de Mo como los comentarios del resto son interesantísimos. Quizás tendría en cuenta un -¿pilar?¿columna?- más al que creo no habéis nombrado: Ditko.


Impacientes Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Valentin.

Totalmente de acuerdo contigo, sin ir más lejos los 90 terminaron siendo considerados la época más oscura y mediocre de la historia del comic-book por muchos. Y lo cierto es que salvando algunas ilustres excepciones, así fue...

Saludos, Pablo.

Tienes bastante razón en lo que comentas del género super-heróico, aunque debo decir que al escribir el artículo me he referido a la historia del comic-book en general. Supongo que es difícil definir el campo al cual pertenece Will Eisner. Yo no lo he considerado un autor de comic-book, por eso no lo he nombrado. En parte su The Spirit fue un comic-book, pero también era un cómic de prensa; en realidad fue un experimento sin precedentes.

Y en cuanto a Diko, pues yo no lo veo como un artista que influyera a tantos otros o que cambiara el modo de hacer comic-books; a él lo veo más como los ejemplos que comento al principio del post (Kubert, Toth...).

Carlos dijo...

Estoy de acuerdo en todos los autores que nombras, Mo: Kirby, Buscema, Adams y Lee revolucionaron cada uno en su tiempo el modo en que se entendía hasta ese momento el género de los superhéroes. Fueron la columna vertebral de la industria del comic. Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Carlos.

Sin duda los cuatro marcaron una pauta sobre como ilustrar comic-books; cada uno en su momento.