5/5/13

MARVEL COLOR DE BRONCE: DOS NOVELAS GRAFICAS QUE MARCARON LA DECADA DE LOS 80

Ha llegado el momento de reactivar esta sección que comenzó con dos posts dedicados al personaje de La Cosa y más concretamente a su título setentero, Marvel Two-In-One, para quedar luego sumida en un largo letargo... Hasta el día de hoy. Y no solo voy a reactivar esta sección, dedicada a la más evocadora nostalgia de la Marvel de la Bronze Age, sino que también voy a aprovechar para dar el pistoletazo de salida a su sección hermana: Grandes obras maestras de ayer, de hoy y de siempre, donde vamos a poder realizar algo parecido, pero con otro tipo de obras, ajenas a la Marvel de los 70 y principios de los 80.

Hoy, en esta tercera entrega de Marvel color de bronce, vamos a ver la otra cara de la moneda... Si las dos primeras entregas de la sección, como hemos comentado, estuvieron centradas en un título de auténtico culto como Marvel Two-In-One, sin excesivas pretensiones y con historias en su mayoría autoconclusivas, ahora le toca el turno a una propuesta que significó un verdadero paso adelante para el género de los super-héroes: las novelas gráficas con las que Marvel irrumpió en el mercado del cómic americano durante el año 1982.

Dichas novelas gráficas trataron el producto de una forma distinta, a caballo entre el comic-book americano tradicional y el álbum europeo, convirtiéndose en un formato donde realizar un acercamiento a los super-héroes (aunque no todas las novelas gráficas estuvieron técnicamente centradas en el género super-heroico) con un estilo mucho más cercano al cómic de autor, aunque en realidad no lo fuera... Y probablemente los dos títulos más importantes fueran el primero y el quinto en aparecer (ambos en 1982), respectivamente The Death of Captain Marvel de Jim Starlin y X-Men: God Loves, Man Kills de Chris Claremont y Brent Eric Anderson.

Si a menudo se habla de que la Edad de Bronce representó la pérdida de la inocencia y la evolución hacia la madurez del comic-book americano; desde sus inicios con obras como la muerte de Gwen Stacy en Spiderman o el Green Lantern & Green Arrow de Denny O'Neil & Neal Adams y en sus últimos estertores con obras tan trascendentales como Batman: The Dark Knight Returns o Watchmen, no cabe duda de que obras como las que aquí tratamos también representan eslabones muy importantes en dicha evolución... Pura historia de la Marvel de color de bronce.


> X-MEN: GOD LOVES, MAN KILLS:








> THE DEATH OF CAPTAIN MARVEL:






8 comentarios:

Jaime Sirvent dijo...

Buff, menudos dos clásicos. Muy Grande la novela gráfica de La Patrulla-X, pero es que La muerte del Capitán Marvel sigue siendo capaz de hacerme llorar.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jaime.

A pesar de la importancia de God Loves, Man Kills, yo también me quedo con la Muerte del Capitán Marvel, uno de los clásicos fundamentales de la historia de Marvel.

Anónimo dijo...

¿Y una novela gráfica acerca de la muerte de La Cosa por exceso de piedras en la vesícula?, ¿O la de Spiderman por una picadura de araña venenosa?, ¿Que tal la de la antorcha humana por una insolación?, ¿La del hombre de hielo por una pulmonía?,¿La de Estela Plateada por exceso de radiación solar?. Enfin, siempre he visto un poco ridícula la historia del cáncer, es como si hicieran morir a Thor de Sida o a La Masa por una neumonía aguda. Pues eso.

Mo Sweat dijo...

Saludos, anónimo.

Bueno, tan ridículo como que a un tipo al que le explota una bomba cerca se convierta en un monstruo verde capaz de levantar un barco con sus brazos o destruir montañas con sus puños, o que a un tipo al que le pica una araña radioactiva pueda comenzar a trepar por las paredes y a pegar saltos de 20 metros... ¿No?...

Bruce dijo...

Dos novelas gráficas míticas. Creo que ya sabéis lo que pienso de ellas.

Mo Sweat dijo...

Saludos, Bruce.

Estoy completamente seguro de que piensas bien...

JESÚS DUCE dijo...

Dos novelas gráficas extraordinarias, con unos autores maravillosos.
Inolvidables e irrepetibles.
Yo las tengo entre mis lecturas y contemplaciones favoritas de aquellas años.

Abrazos

Mo Sweat dijo...

Saludos, Jesús.

Sí, durante aquellos años fueron obras absolutamente rompedoras... Otra cosa es que se luego se quisiera explotar el producto (como siempre ocurre) y comenzaran a proliferar las novelas gráficas con personajes Marvel, cada vez con menor calidad... Salvo casos excepcionales, claro.